POSTER OFICIAL
 

 

 

ZONA DE MIEDO

DIRECCIÓN: Kathryn Bigelow
TÍTULO ORIGINAL: The Hurt Locker (2009)
PAÍS: Estados Unidos
GUION: Mark Boal
FOTOGRAFIA: Barry Ackroyd
MÚSICA: Marco Beltrami, Buck Sanders
DURACIÓN: 131 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga| @jcromero

Es claro que el cuestionamiento ético de la ocupación militar estadounidense en Irak, el prolongar una guerra impopular y el costo de vidas humanas no son algo que interese desarrollar a la directora, Kathryn Bigelow o a su guionista Mark Boal. Zona de miedo (The Hurt Locker) no pretende hacer una reivindicación política en torno al conflicto bélico; sino que se centra en aspectos altamente estresantes, pero paradójicamente cotidianos de los patrullajes en Bagdad.

Sus protagonistas son tres elementos de un escuadrón encargado de desactivar bombas. Además de ser el oficial a cargo de la unidad y el especialista en anular los mecanismos explosivos, el sargento Will James (Jeremy Renner) es también el primero en violar los protocolos y normas mínimas de seguridad, llevando a sus propios compañeros, de manera innecesaria, a situaciones límite en que los estados alterados pueden producir cualquier cosa.

La clave del comportamiento del soldado se encuentra en la frase con la que la película abre: "La guerra es una fuerza que nos da significado. El ímpetu de la batalla es una potente y muy a menudo letal adicción. La guerra es una droga". James no actúa por irresponsabilidad, sino por una necesidad personal de significarse y trascender de una muy extraña manera, a sabiendas que fuera del campo de batalla su decisión más importante del día podría ser la marca de cereal que tomará en el centro comercial.

Bigelow no necesita de batallas de gran magnitud. Su película está armada con largas y angustiosas secuencias, llenas de detalles, filmadas con cámara en mano y excesiva lentitud para un público habituado al cine bélico pirotécnico. La directora muestra, sin embargo, que el ritmo de la cinta es una elección, por lo que también rompe la calma con precisas escenas de acción que hacen impredecible el rumbo de su historia.

En Zona de miedo hay, por sobre todas las cosas, evolución de los personajes. Sin embargo, no se trata de ese discurso demagógico sobre las marcas permanentes que la guerra dejará en ellos o su inadaptación al volver a casa, sino de cómo el haber prestado servicio en combate cambia la manera en que ven y proyectan su propia vida. Una definición existencial, en realidad... Tan sencillo o tan complicado como eso.

 
 
 
 
       

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.