TEMPLE DE ACERO

DIRECCIÓN: Joel Coen, Ethan Coen
TÍTULO ORIGINAL: True Grit (2010)
PAÍS: Estados Unidos
GUION: Joel Coen, Ethan Coen; basado en la novela de Charles Portis
FOTOGRAFÍA: Roger Deakins
MÚSICA: Carter Burwell
DURACIÓN: 110 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Género habitado por asesinos tan crueles como cobardes y héroes rudos e inmutables, el western apela a la nostalgia por un mundo en esencia mucho más simple que se rige por valores morales elementales que impiden a los hombres sumirse en la barbarie.

Temple de acero, segunda adaptación para cine de la novela de Charles Portis, cuenta la historia de Mattie Ross (Hailee Steinfeld), una adolescente de catorce años increíblemente determinada, quien para vengar el asesinato de su padre decide contratar a Rooster Cogburn (Jeff Bridges), un alguacil sumamente efectivo para acorralar a delincuentes, no siempre muy respetuoso de los procedimientos, para atrapar al responsable del crimen.

Movidos por impulsos primarios como el deseo instintivo de proteger al más débil y pulsiones como la búsqueda de venganza, los personajes de esta cinta dirigida por los hermanos Coen están lejos de ser una representación intelectualizada de nada. La historia nunca se propone ser más compleja que un relato de compañerismo, sobre todo a partir de la entrada a escena de LaBoeuf (Matt Damon), un ranger texano también interesado en detener al mismo delincuente, aunque por razones distintas.

En Temple de acero no hay que esperar otra cosa sino hombres leales a sus principios, en una tierra no exenta de seres extravagantes, que resuelven con dureza y falta de modales sus diferencias, que se pierden juntos en territorios en los que su ley no tiene jurisdicción, pero cabalgan solos al fin de la jornada para no crear lazos afectivos que sólo estorban.

Los Coen pueblan ese relato con escenas imborrables (el hombre oso), momentos de sutil humor negro (el ahorcado) y una fotografía que apabulla. Coherentes, sus dos héroes no alcanzan ninguna fama; por el contrario, sus acciones mueren con ellos. La justicia, si es que existe tal cosa, es sólo el recuerdo indeleble de ambos en la vida de una sola persona.

 
 
 
 
  

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.