TED

DIRECCIÓN: Seth MacFarlane
TÍTULO ORIGINAL: Ted (2012)
PAÍS: Estados Unidos
GUION: Seth MacFarlane, Alec Sulkin, Wellesley Wild
MÚSICA: Walter Murphy
FOTOGRAFÍA: Michael Barrett
DURACIÓN: 106 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Voz en off, a la manera de un cuento infantil sobre milagros de Navidad, el actor inglés Patrick Stewart narra una historia maravillosa sucedida en Boston, donde el deseo mágico de un pequeño inadaptado, sin amigos, es escuchado y su oso de felpa, su único compañero, es convertido en un genuino ser vivo. Y es que, como explica el narrador, no hay nada más poderoso que el deseo de un niño, excepto un helicóptero Apache, una de esas asombrosas máquinas de matar sobre las que no vale la pena abundar aquí.

Con un estilo propio, que recurre a numerosos referentes culturales de los años setenta y ochenta, Seth MacFarlane (creador de series como Padre de familia o American Dad) toma esa premisa como base de una comedia políticamente incorrecta que pone en el centro a John (Mark Whalberg) un hombre de 35 años a quienle ha llegado la hora de madurar y asumir las responsabilidades y compromisos de la vida adulta. Sin embargo, Ted (voz de MacFarlane), quien ha sido su amigo por 27 años, parece haberse convertido principal obstáculo para que aquél deje la adolescencia.

La cinta funciona gracias a numerosos gags que nos muestran una figura, tradicionalmente llena de inocencia infantil convertida en un irresponsable, promiscuo y sin trabajo, que vive para fumar mariguana y que se expresa como pirata ebrio. Pese a perderse a ratos en las fórmulas de la genérica comedia romántica, la cinta se sostiene gracias a varias escenas genuinamente hilarantes y diálogos absurdos que se alargan hasta el extremos, hiriendo a su paso las susceptibilidades de muchos.

Comentario aparte merece el excepcional trabajo realizado por el estudio de animación que da vida a Ted, no sólo dotándolo de expresividad y gracia, sino integrándolo de manera natural con la acción real, al grado de darnos secuencias en serio notables como la noche de relámpagos y truenos y aquella larga y violenta pelea humano-oso de felpa.

No obstante lo divertido, hay algunos peros en la cinta. Mila Kunis, quien no sólo es simpática, sino que ya ha demostrado ser altamente competente como comediante, tiene —para su mala fortuna— el ingrato papel de ser la tercera en discordia en la profunda y varonil relación entre un hombre y su osito de peluche, así que queda excluida de casi todos los grandes momentos. De la misma manera, el momento crucial del relato, cortesía de un villano bastante freak (Giovanni Ribisi), queda a deber en ingenio.

Ted tiene además una gran deuda; el relato que finalmente se propone ser una crítica, así sea sutil, de los treintañeros con síndrome de Peter Pan, no logra encontrar profundidad en sus momentos más sosegados y darnos un momento de auténtica calidez. El pequeño oso ofrece a pesar de ello un humor incisivo, procaz, pero ciertamente inteligente, sobre todo cuando explica cómo es que un juguete con vida propia pasa de ser una sensación a una celebridad olvidada: no importa si eres Frankie Muniz, Justin Bieber o un osito de peluche que habla, eventualmente a nadie le vas a importar un carajo.

 
 
 
 
  

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.