SÚPER AGENTE 86

DIRECCIÓN: Peter Segal
TÍTULO ORIGINAL: Get Smart (2008)
PAÍS: Estados Unidos
GUION: Tom J. Astle, Matt Ember; basado en los personajes creados por Mel Brooks y Buck Henry
FOTOGRAFÍA: Dean Semler
MÚSICA: Trevor Rabin
DURACIÓN: 110 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Desde hace algunas semanas, la televisión decidió reponer dentro de su programación nocturna los viejos capítulos de El Súper Agente 86, que en México eran doblados por Jorge Arvizu y Víctor Alcocer. Es una serie de otros tiempos, llena de momentos y diálogos memorables, una parodia increíblemente simple sobre el mundo del espionaje de la era de la postguerra, cuyos protagonistas hacían ver la comedia —digámoslo así— fácil.

La cinta dirigida por Peter Segal llega a ser en muchos momentos un modesto y divertido homenaje del programa de televisión protagonizado por Don Adams y Barbara Feldon, sobre todo cuando la trama respeta la esencia de los personajes y no intenta profundizar mucho en lo que todos entendemos son estereotipos.

Maxwell Smart (Steve Carell), es un brillante analista de la agencia estatal de contraespionaje Control, con deseos de convertirse en agente de campo. La oportunidad le llega una vez que se registra una fuga de información y las identidades de todos los agentes caen en posesión de una organización rival conocida como Kaos, la cual inicia su eleminación uno a uno. Sólo él y la agente 99 (Anne Hathaway) mantienen su incógnito, así que se ven obligados a trabajar juntos.

La primera mitad de la cinta es generosa en su humor: gags visuales diálogos y giros verbales que recogen lo mejor de la serie y que además hacen reír. Incluso los gadgets de alta tecnología, algunas peleas y persecuciones están diseñados para comprometer al protagonista y sacar de él los mejores momentos de la cinta.

Segal se permite incluir un cameo de Bill Murray como un agente caído en desgracia, y una breve participación de James Caan, quien parodia varios momentos embarazosos de George W. Bush. Sin embargo, en algún punto, el diseño de la película cambia para dar paso a secuencias de acción mucho más elaboradas, que se alejan del objetivo inicial y que la hacen acercarse a otras comedias de espionaje como Soy espía (Betty Thomas, 2002) o Johnny English (Peter Howitt, 2003). Incluso los villanos pierden el carácter esperpéntico que siempre tuvieron, para aparecer como terroristas mucho más sofisticados.

Es innegable, eso sí, que aun cuando el ritmo chacotero de la cinta se rompe un poco para dar paso al romance entre 86 y la 99, Steve Carrell y Anne Hathaway funcionan bien juntos, imitando la dinámica de los personajes originales.

La versión doblada al español que puede verse en México tiene fortalezas y debilidades extras. Si bien Jorge Arvizu es nuevamente el encargado de prestar su voz a Maxwell Smart (la única que conocimos en los años que la serie se transmitió aquí), ésta tarda en casar con la imagen del actor estadounidense. Más aún, esto parece haber implicado demasiadas libertades para modificar los diálogos e incluir frases o expresiones del habla coloquial, que poco tendrían que ver con el guion original.

 
 
 
 
       

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.