SPIDER-MAN 3

DIRECCIÓN: Sam Raimi
TÍTULO ORIGINAL: Spider-Man 3 (2007)
PAÍS: Estados Unidos
GUION: Sam Raimi, Ivan Raimi, Alvin Sargent
FOTOGRAFÍA: Bill Pope
MÚSICA: Christopher Young
DURACIÓN: 139 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Spider-Man 3 alcanza casi las dos horas y veinte minutos. Es la de mayor duración y la de mayores recursos (258 millones de dólares) de las cintas sobre el araña, pero no es la mejor. Con un caprichoso guion a seis manos, Sam Raimi construye una película demasiado grande, que al intentar seguir varias historias a la vez, acusa por sobre todas las cosas un pobre desarrollo de sus personajes.

Mucho mejor dibujado en Spider-Man 2, Peter Parker (Tobey Maguire) continúa cumpliendo su compromiso como héroe. Aún es fotógrafo, asiste a la universidad y aparentemente ha encontrado el balance en su relación con Mary Jane Watson (Kirsten Dunst), quien ha iniciado una carrera en Broadway. Una noche, un extraño simbionte caído del espacio se aloja entre sus cosas adhiriéndose a su traje, oscureciéndolo por completo y potenciando al mismo tiempo sus poderes, lo cual genera en Parker una excesiva confianza que lo hace perder importantes cosas.

Pero es difícil encontrar el eje alrededor del cual gira el resto del relato, en tanto que a éste comienzan a incorporarse subtramas que poco aportan al conjunto y que no permiten identificar el conflicto real que da razón a la cinta.

La transformación de Flint Marko en el Hombre de Arena es por mucho la parte más fuerte del filme, gracias sobre todo al desempeño en el papel de Thomas Haden Church. Las fallas se encuentran -creo- en la avidez por agregar episodios que ciertamente han sido trascendentales en el cómic, que merecerían un avance más pausado, pero que aquí son apretados excesivamente de modo que pierden su verdadera razón de ser.

La inclusión de Gwen Stacy (fundamental en una etapa de la vida del araña) resulta meramente anecdótica, casi intrascendente, en tanto que el nacimiento de Venom y el origen del traje negro difícilmente encontrarán la aprobación de quienes hacia la mitad de los años ochenta leyeron la serie "Guerras secretas" y sus números posteriores.

Spider-Man 3 mejora por mucho en el manejo de las imágenes digitales que en las dos anteriores partes eran más evidentes y restaban realismo al conjunto, pero ha perdido en su parte dramática, pues escasean los momentos de genuina tensión. Se asegura que es en este capítulo en el que veremos la parte más oscura del protagonista; sin embargo, el desmoronamiento que Peter Parker experimenta en la película de 2004, a raíz de sus responsabilidades, se siente mucho más intenso a nivel de lo que se intenta contar.

En el fondo de todo esto, hay un guion deficiente y tramposo que modifica personalidades y establece situaciones "convenientes", más que creíbles, para sacar a salvo al héroe. Hay, además, una indefinición en el tono que Raimi quiere para su película; en momentos definitivos, aparecen insertados elementos que recuerdan las ramplonerías y comicadas con las que Richard Lester abarató Superman II en 1980.

La tercera entrega del Hombre Araña camina, pese a todo, hacia grandes números. No deja de ser enojoso, por ello, que tras el estreno, el pasado 4 de mayo, la prensa mexicana nos haya regalado apenas frases como "Déjate envolver en la telaraña", como si la promoción del filme fuera su trabajo. Reseñas baratas que sin duda no dicen nada de lo que esta cinta es.

 
 
 
 
       

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.