EL SORPRENDENTE HOMBRE ARAÑA

DIRECCIÓN: Marc Webb
TÍTULO ORIGINAL: The Amazing Spider-Man (2012)
PAÍS: Estados Unidos
GUION: James Vanderbilt, Alvin Sargent, Steve Kloves
FOTOGRAFIA: John Schwartzman
MÚSICA: James Horner
DURACIÓN: 136 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Volvemos al principio de la historia. Peter Parker, un estudiante de preparatoria, es mordido accidentalmente por una araña usada en un experimento científico, la cual lo dota de habilidades extraordinarias que, llegado el momento, no le ayudarán para salvar la vida de uno de sus seres más queridos, pero le darán un nuevo significado a su vida.

El nacimiento del Hombre Araña vuelve a ser contado con esos mismos elementos, pero esta vez el director Marc Webb intenta reformular a su protagonista (Andrew Garfield) en un contexto en el que la pérdida de los padres se vuelve central, y los tíos Ben y May (Martin Sheen y Sally Field, notables) se convierten en el más fuerte cable a tierra de un muchacho que corre el peligro de extraviarse.

La nueva cinta corrige y abrevia detalles para acercarse a la simpleza original de la historieta. Parker construye toda una nueva red de relaciones, más creíbles y más profundas en todos los sentidos; incluso su enamoramiento de Gwen Stacy (Emma Stone) tiene la naturalidad de un romance que crece completamente al margen del rol del superhéroe que tiene él. Aquí, la culpa no es el elemento transformador; el héroe de esta historia no se descubre como tal a partir de un hecho trágico como el asesinato de su tío a manos de un asaltante, sino de darse cuenta que puede hacer una gran diferencia y cambiar el rumbo de los acontecimientos.

Desafortunadamente, el guion muestra su escasez de ideas al no darle al protagonista un conflicto digno para pelear. Lejos de hurgar en alguna idea plausible, nos topamos con un monstruo de pesadilla infantil: el doctor Curt Connors (Rhys Ifans), que al principio es un buen hombre decidido a ayudar a otros, es transformado en una bestia perversa con fines no muy claros, sin otra razón que la necesidad comercial de detonar combates y destruir una ciudad con efectos especiales para lucimiento del héroe. Es decir, el villano no experimenta una evolución dramática, sino que se vuelve una mera figura de relleno sin peso real en los acontecimientos.

El gran fallo de la cinta está, pues, en buscar darle profundidad psicológica y dramática a la historia mediante recursos algo gratuitos, como involucrar a los padres del protagonista en una oscura intriga pseudocientífica, cuando lo más interesante de este Hombre Araña radica en sus conflictos existenciales más simples.

Es inevitable referirse a las primeras dos cintas de Spider-Man, dirigidas por Sam Raimi, en las que el personaje tenía que equilibrar su vida personal con las obligaciones que asumía al ponerse el traje. La secuencia al final de los créditos de esta nueva película, apunta a que si bien seguiremos viendo momentos ineludibles en la historia del héroe, ésta va por los caminos equivocados, con villanos y situaciones cada vez más inverosímiles. Veremos.

 
 
 
 
       

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.