EL SOL DE CADA MAÑANA

DIRECCIÓN: Gore Verbinski
TÍTULO ORIGINAL: The Weather Man (2005)
PAÍS: Estados Unidos
GUION: Steve Conrad
FOTOGRAFIA: Phedon Papamichael
MÚSICA: Hans Zimmer, James S. Levine
DURACIÓN: 102 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Es seguro que la mayoría no encontrará en El sol de cada mañana la película que busca. Lo más importante que hay que saber es que tanto los avances de la cinta como su sinopsis son engañosos; lejos de ser una comedia, The weather man se trata de un relato por momentos muy desesperanzado y sombrío.

David Spritz (Nicolas Cage) es un hombre popular, que se encarga del pronóstico del clima en un programa matutino de televisión en Chicago, al que la gente suele tirarle comida en la calle, burlándose de su trabajo, el cual, suponen, es algo fácil.

Además de afrontar un divorcio difícil, David tiene que enfrentar la enfermedad de su padre (Michael Caine), un afamado escritor, ganador del premio Pulitzer, así como el difícil momento que pasan sus dos hijos adolescentes, una joven obesa y un chico con problemas de drogas. En medio de sus dificultades, la oportunidad de trabajar para un programa de alcance nacional y mudarse a Nueva York, lo obliga a intentar recomponer un poco su existencia.

Como puede adivinarse, el clima parece una parte significativa de la historia, pero en realidad lo es más en la parte emocional. El escenario es un Chicago helado en el que el invierno parece no terminar y su protagonista, este hombre del clima, es una figura por momentos casi ausente y casi carente de emociones, apabullado por su imposibilidad de responder de la manera correcta ante lo impredecible.

En su reseña sobre la cinta, la crítica de The New York Times asegura que la gente normal, cuando se enfrenta a problemas como éstos, se toma una taza de café y se va a trabajar. La verdad es que es más complicado que eso. Tal como en su momento lo fue Paul Giamatti en Entre copas, Cage es una variante del retrato masculino de la depresión, sólo que sin Prozac.

En David Spritz hay algo más que una crisis de la edad madura; hay una imposibilidad real de comunicarse con sus hijos, de hablar con un ser querido que se está muriendo y de manejar el hecho de que su ex esposa rehaga su vida con un hombre que a final de cuentas termina vinculándose con los problemas de la familia.

El sujeto anímicamente monótono que personifica Cage —sin que esto sea algo negativo en lo absoluto— toma otra dimensión en el plano introspectivo. Por ello no es gratuita la secuencia en que se le ve estacionado, al final de la tarde, afuera de la casa de su ex mujer y sus hijos, diciéndose que alguien debería ser feliz allí dentro.

Por supuesto que mucho del mérito corresponde a la conducción de Gore Verbinski y a su guionista Steve Conrad, sin embargo, la elocuencia de estos seres sin entusiasmo es posible sólo gracias al reparto.

Michael Caine es un hombre taciturno que habla poco y bien. La dignidad de su personaje no está en su grandilocuencia, sino en las cosas que no dice, sobre todo en la escena final que comparte con su hijo antes de morir. Gemmenne de la Peña trasciende su papel de niña fea y gorda. Con un déficit de confianza notable, el valor de su personaje radica en sacar fuerza y una gran definición de sí misma de un vulgar insulto. Finalmente, Hope Davis es el retrato de la esposa dolida por un mal matrimonio e implacable al momento de explicar el porqué de ese fracaso.

El sol de cada mañana tiene una poca de crudeza y muchos silencios que dejan al espectador solo con sus propios pensamientos. Pese a todo es una película esperanzadora; no hay un final exactamente feliz, pero su definición invita a tener fe en él.

Su director, Gore Verbinski, demuestra que además de trabajos de gran alcance como El aro y los Piratas del Caribe también puede hacer un cine más personal. Hay que celebrar que Nicolas Cage haya hecho lo mismo y que, sin prejuzgar lo que venga, haya dejado dos cintas dignas de verse como Hombre peligroso y ésta. Bravo.

 
 
 
 
 
  

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.