EL LABERINTO DEL FAUNO

DIRECCIÓN: Guillermo del Toro
TÍTULO ORIGINAL: El laberinto del fauno (2006)
PAÍS: España, México
GUION: Guillermo del Toro
FOTOGRAFIA: Guillermo Navarro
MÚSICA: Javier Navarrete
DURACIÓN: 118 minutos

 
       

Héctor Campio López| @campiolopez

La sexta película del director mexicano Guillermo del Toro es, en el mejor de los sentidos, un regreso a la etapa primigenia y genuina de este cineasta. Las reminiscencias de su ópera prima, Cronos, filmada en 1993, están presentes aquí a través de elementos como los insectos, la búsqueda, la metamorfosis, el horror y la combinación probable del mundo real con criaturas fantásticas.

El laberinto del Fauno, escrita, dirigida y producida por Del Toro, relata de manera simultánea dos historias, una de ellas es la que le da nombre a la película.

Mientras en la primera, un capitán del ejército franquista (que colabora en el exterminio de los últimos brotes de resistencia tras la Guerra Civil Española) puede coger una botella de vino y destrozar con ella la cara de un joven cazador hasta matarlo, en la segunda, una niña de trece años puede enfrentar bajo las profundas raíces de un árbol a un descomunal sapo que ahí vive.

Ofelia (Ivana Baquero), que es el nombre de esta niña, lectora incansable de cuentos fantásticos, se encuentra con ese universo de la misma manera en que lo hace la Alicia, de Lewis Carroll, y se involucra en él tanto como lo hiciese el Quijote de la Mancha en las novelas de caballería. El espectador más radical podría especular que Ofelia ha eloquecido a consecuencia de la ficción de sus libros, aunque es el final de la película el que lo sacará de dudas.

Poco tienen en común los escenarios dramáticos de una guerra con los de las épicas fantásticas, sin embargo, una atinada dirección de arte hace de esta película un relato uniforme visualmente. Y no sólo eso; la habilidad narrativa para mantener el suspenso continuo en las dos historias, hace el trabajo doblemente bueno.

Guillermo del Toro no ha perdido el gusto por las escenas repulsivas, por el horror basado en la exposición de criaturas extrañas y fascinantes que juegan roles protagónicos en sus historias. En El laberinto del fauno, el director crea expectativas en el público desde el inicio de la cinta, desde el encuentro de Ofelia con un personaje intrigante del que se puede esperar cualquier cosa: acaso un milagro inesperado, acaso un acto diabólico.

Las insinuaciones sobre la perversidad del Fauno (interpretado por Doug Jones) son sutiles y contrastan con las que se hacen de otro personaje que es, ese sí, demoníaco y cruel.

El capitán Vidal, interpretado estupendamente por Sergi López (Entre las piernas, Una relación íntima), otorga al largomentraje la esencia de la bestialidad fascista, el horror verdadero y la maldad en el hombre contra la que los ogros de los cuentos difícilmente competirían.

Un cine muy personal que permite reconocer el enorme talento de Guillermo Del Toro para concebir, llevar a la pantalla y administrar los recursos alrededor de un proyecto coproducido y hecho fuera de México. El largometraje formó parte de la Selección Oficial del Festival de Cannes en 2006 y recibió la nominación al Oscar en la categoría de Mejor película en lengua no inglesa.

 
 
 
 
 
       

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.