HERMANASTROS

DIRECCIÓN: Adam McKay
TÍTULO ORIGINAL: Step Brothers (2008)
PAÍS: Estados Unidos
GUION: Will Ferrell, Adam McKay
FOTOGRAFÍA: Oliver Wood
MÚSICA: Jon Brion
DURACIÓN: 98 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

La farsa de dos hombres maduros que se comportan como adolescentes sin conciencia puede ser hilarante en varios momentos, sobre todo si ésta está representada por dos actores con cierta dignidad. Hermanastros parte de esa idea: Brennan y Dale (Will Ferrell y John C. Reilly), dos tipos cuarentones con una inmadurez mórbida, sostenidos respectivamente por una madre divorciada y un padre viudo, ambos profesionistas y económicamente exitosos, quienes deciden casarse, convirtiéndolos en familia.

Sin embargo, más allá de lo genuinamente risibles que puedan resultar algunos momentos, y aun concediendo que algunas frases de trazo grueso funcionan como parte de esta comedia delirante, Hermanastros sólo ayuda a continuar la escalada de canalladas que venimos viendo en el cine de Judd Apatow, sobre todo en el que firma como productor. Ninguna escena, ninguno de los diálogos deja una marca tan profunda en el subconsciente como la imagen de Will Ferrell barnizando y tocando la batería con el escroto.

Alguien debe parar ya en ese absurdo empeño por llevar lo vulgar más y más lejos. Uno puede aceptar la premisa y disfrutar hartándose de estupidez y frivolidad, pero aquí lo importante es que el recurso se ha convertido en la constante y eso hace que el trayecto sea cada vez menos disfrutable.

Toda la secuencia de Brennan y Dale construyendo una litera con sus camas o el momento en que ambos se enteran del divorcio de sus padres son culposamente divertidos. Lo son porque ni Will Ferrell ni John C. Reilly son malos actores. Sin embargo, Adam McKay prefiere que lo escatológico prive, mover a disgusto al espectador por ver a alguien ponerse en la lengua caca de perro o ver a algún otro personaje en una desagradable escena de flatulencia durante una entrevista de trabajo.

Encorsetados por la televisión que se permite menos libertades, McKay y Ferrell hicieron cosas estupendas para Saturday Night Live; parece que en el camino han perdido la perspectiva, siguen empujando —quiero suponer— contra cierto conservadurismo que empuja en sentido contrario. Pero qué necesidad. En su afán nos terminan arrastrando a todos.

 
 
 
 
       

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.