HANSEL Y GRETEL: CAZADORES DE BRUJAS

DIRECCIÓN: Tommy Wirkola
TÍTULO ORIGINAL: Hansel and Gretel: Witch Hunters (2013)
PAÍS: Estados Unidos, Alemania
GUION: Tommy Wirkola
FOTOGRAFIA: Michael Bonvillain
MÚSICA: Atli Örvarsson
DURACIÓN: 88 minutos

 
       

Herederos de la tradición de películas como Van Helsing (Stephen Sommers, 2004) y parientes más que cercanos del bodrio Abraham Lincoln, cazador de vampiros (Timur Bekmambetov, 2012), Hansel y Gretel: cazadores de brujas es una cinta de acción con notable sobreproducción de jalea de fresa, peleas y numerosos personajes femeninos enfundados en ropa entallada con escotes en U y cierto look sado-maso.

Los niñitos que se perdieron en el bosque y luego se encontraron una cabaña de dulce y pan de jengibre, ya crecieron. El asesinato de aquella primera bruja, que quería engordarlos para comérselos, los graduó como cazadores de esas bestiezuelas humaniformes que vuelan en sus escobas y participan en aquelarres.

Lo mejor de este filme: la presentación de esas brujas —Famke Janssen como Muriel, la más poderosa— que algo tienen de punk, de góticas, de zombies, de darketas en el nivel más alto de la anemia, pero que también son demonios, fieras de andar cuadrúpedo y reptante. La secuencia del aquelarre es la que muestra mejor esta variedad de freaks que harán las delicias de quienes gusten del cine que se recrea con las criaturas de la noche.

De ahí en fuera, hay poco qué decir de los valores del filme. La ambientación de aldea medieval, con armas que parecen híbridos de metralletas y bazucas, y hasta un rústico desfibrilador, resulta muy poco creíble e incluso burda. El clímax en este sentido es ver al fortachón Hansel (Jeremy Renner), cargando un arma monstruosamente fálica mientras corre por un bosque, disparando contra las brujas; el mismo Hansel que hoy es insulinodependiente luego de que en su infancia fue obligado por la bruja del cuento a comer todos esos dulces. Sí, así de absurdo.

Como se ve, ahí están los mensajes morales. Amiguitos, no coman dulces. No se dejen engañar: hay brujas malvadas comeniños, pero también existen otras, las buenas, las blancas, las que nunca usarían sus poderes para lastimar a los humanos. Este hecho encierra el secreto del origen de los hermanos cazadores, cuya relación a ratos tiene rasgos incestuosos.

Hansel y Gretel: cazadores de brujas, 50 millones de dólares en presupuesto que derivaron en casi hora y media de junk-food visual.

 
 
 
 
  

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.