GRITANDO Y PATALEANDO

DIRECCIÓN: Jesse Dylan
TÍTULO ORIGINAL: Kicking and Screaming (2005)
PAÍS: Estados Unidos
GUION: Leo Benvenuti, Steve Rudnick
FOTOGRAFÍA: Lloyd Ahern
MÚSICA: Mark Isham
DURACIÓN: 95 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Gritando y pataleando (Kicking and Screaming) es —no me cabe la menor duda— entretenimiento inocuo, pero no es, ni por asomo, una cinta que ofrezca alguna novedad en ningún sentido.

Protagonizada por Will Ferrell y Robert Duvall, esta película vuelve contarnos la predecible y manida historia de un equipo infantil de futbol soccer, acostumbrado a perder e integrado por niños con problemas de adaptación y muy limitados para el deporte competitivo.

Al igual que en Pequeños gigantes (la cinta de 1994 de Duwayne Dunham), Gritando y pataleando se centra en la rivalidad familiar entre Buck Weston (Duvall) y su hijo Phil (Ferrell), quienes dirigen a un par de equipos —los Gladiadores y los Tigres, respectivamente—, pero usan su antagonismo deportivo para llevar al campo de juego sus diferencias, transmitiendo su neurosis a todos a su alrededor, particularmente a los niños.

Como es previsible, los Tigres pasan de ser un asco deportivo a una escuadra casi imbatible, gracias a una aparición gratuita e innecesaria de Mike Ditka, el excoach de la NFL, quien se involucra —también innecesariamente—,en el pleito entre padre e hijo, aunque después se sale sin que nadie lo note ni la película pierda nada.

Pero si el filme no es lo divertido que podría ser, es posible que se deba a la dirección del hijo de Bob Dylan, Jesse Dylan, quien en 2003 ya se había hecho cargo de American Pie, la boda.

Es decir, Robert Duvall es sin duda un actor de trayectoria; Will Ferrell es un comediante por demás talentoso, y el elenco infantil no parece ser menos que lo que ya hemos visto en otros filmes similares. Por desgracia, o por fortuna, dirigir cine para niños y adultos —hay que pensar en que ambos entran a la sala— no permite la simpleza y no poco frecuente mal gusto de las películas para adolescentes.

No toda la película es mala; para ser sinceros hay momentos muy entretenidos, particularmente las secuencias de juego en que un par de niños italianos le enseñan a los estadounidenses por qué el futbol es tan bonito. Lástima de elenco, porque el resultado no pudo ser peor.
 
 
 
 
  

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.