LA ERA DE HIELO 3

DIRECCIÓN: Carlos Saldanha, Michael Thurmeier
TÍTULO ORIGINAL: Ice Age: Dawn of the Dinosaurs (2009)
PAÍS: Estados Unidos
GUION: Michael Berg, Peter Ackerman, Mike Reiss, Yoni Brenner; basado en un argumento de Jason Carter Eaton
MÚSICA: John Powell
DURACIÓN: 94 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @jcromero

Luego de tres entregas, puede entenderse que los personajes de una película animada acusen cierto cansancio o un agotamiento en las rutinas que los hicieron parecer simpáticos. Si algo salva a La Era de Hielo 3 de ser un filme totalmente repetitivo es precisamente la inclusión de algunos personajes nuevos que de cierta manera revitalizan la oferta y le dan mejor ritmo a la trama.

Visualmente superior a cualquiera de sus antecesoras, graciosa y certera en sus gags, me resulta inexplicable la obstinación de los guionistas por educar sentimentalmente a los niños en temas como la preñez y el parto, honestamente repelentes para este servidor como elementos de una pieza de entretenimiento animado.

Sid, el perezoso; Diego, el tigre dientes de sable, y Manny, el mamut, han visto crecer la manada desde la llegada de Ellie y sus hermanos, las zarigüeyas Eddie y Crash. No obstante, las cosas están por cambiar nuevamente, pues la pareja de mamuts está esperando un bebé, lo que ocasiona que Diego abandone al grupo para ir en busca de algo más para sí mismo, y Sid adopte tres huevos de dinosaurio abandonados, con el fin de iniciar su propia familia.

Por supuesto, es esta última circunstancia la que detona la historia, pues lleva a los protagonistas a descubrir que bajo la tundra helada existe un mundo perdido, todavía habitado por dinosaurios y otros seres del jurásico, al que tendrán que entrar para rescatar a un miembro de la manada. Su guía, probablemente el mejor personaje de toda esta entrega, es una comadreja tuerta llamada Buck, una mezcla entre el obsesivo capitán Ahab, de Moby Dick, y el Jack Sparrow de Johnny Deep, quien se roba por completo la película.

La anacronía y todo el cúmulo de inconsistencias que sustentan ese mundo primitivo sólo tienen una explicación posible: explotar la repentina y reciente fascinación del público joven por los dinosaurios, además de mantener viva una millonaria franquicia que, a pesar de su entretenida comedia física, parecía definitivamente terminada desde el capítulo anterior. Incluso la historia de la persistente ardilla Scrat, que desde la primera cinta persigue incansablemente una bellota, muestra claras señales de fatiga, no sólo por lo reiterativo que se ha vuelto ya el asunto, sino porque ahora se involucra a una ardilla hembra para intentar darle oxígeno, convirtiendo aquello en un capítulo de Pepé le Pew.

La Era de Hielo 3 resulta entretenida mientras salta de una situación de vida o muerte a otra y se permite que los animales más pequeños en el reparto pongan un poco de humor bobo, pero se vuelve innecesariamente densa, aburrida y convencional cuando intenta ponerse seria y nos receta largos e incómodos baby moments como si eso la consolidara como cine familiar.

Ignoro si todos esos peros se atenúan cuando la película es exhibida en 3-D, pero en todo caso esto mostraría que el recurso definitivamente no se usa para acompañar la experiencia narrativa, sino para embotar la percepción.

 
 
 
 

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.