EN BUSCA DE LA FELICIDAD

DIRECCIÓN: Gabriele Muccino
TÍTULO ORIGINAL: The Pursuit of Happyness (2006)
PAÍS: Estados Unidos
GUION: Steven Conrad
FOTOGRAFÍA: Phedon Papamichael
MÚSICA: Andrea Guerra
DURACIÓN: 117 minutos

 
       

Héctor Campio López | @campiolopez

Si hay algo igualmente penoso que tener las funciones digestivas invertidas, creo yo, es no poder diferenciar entre dos géneros cinematográficos distintos. Eso le pasa a la cadena Cinemex, que le encuentra lo jocoso a la película En busca de la felicidad (The pursuit of happyness) y la clasifica como una comedia. Engaño.

En busca de la felicidad (2006) es un drama escrito por el mismo autor de El sol de cada mañana (2005) y dirigida por Gabriele Muccino, el italiano de El último beso (2001). Que hay dramas más intensos en los que el protagonista sufre hasta la puntos infernales, eso es verdad. Que Will Smith no alcanza a dar el gran salto de héroe de acción a actor de carácter, también es muy cierto. Pero hay que ver lo que hace el director con una historia inspiracional típicamente norteamericana, la del hombre que se hace a sí mismo.

Tenemos a Chris Gardner, un afroamericano casado, no profesionista y con un hijo en edad preescolar. Trabaja como vendedor y lleva una vida rutinaria. Un mal día, sus problemas económicos comienzan una escalada hacia el desastre. Cada día se vuelve peor que el anterior y como Job, llega el momento en que lo pierde todo. Sólo le queda su hijo y sus propias fuerzas para sobrevivir en una sociedad caníbal.

Gabriele Muccino se coloca frente el tsunami de angustia que va a devorar al protagonista y lo contiene, sólo lo deja pasar en pequeñas dosis, ligeras tormentas que hacen creíble una historia con tantas calamidades juntas. En el colmo de la desventura económica, el protagonista se ve obligado a pasar la noche con su hijo en los sanitarios públicos del tren subterráneo. A lo largo de toda la cinta, la fatalidad se mantiene in crescendo con escenas igualmente tristes.

Algo que se agradece de Muccino es lo alejado que permanece de la cursilería. No abusa de la ternura que supone una relación entre el padre y su hijo. A propósito, la actuación del pequeño Jaden Smith se percibe débil en varias escenas.

Por supuesto, en este drama hay un mensaje moralizante. Hay que perseguir los sueños hasta alcanzarlos. Chris Gardner tiene que dar todo de sí para no ahogarse en sus lágrimas y demostrar que puede luchar contra la miseria y vencerla sin siquiera mencionar a Dios.

La cinta, que se supone inspirada en una historia real, no es realista porque se vale de algunas casualidades para resolver la historia, pero cabe bien en el contexto social del capitalismo deshumanizado, el individualismo y la cultura del esfuerzo. Hay una exaltación de la sumisión, la obediencia y el sacrificio como medios para obtener lo que se quiere, que en el caso del protagonista, es un empleo como corredor de bolsa. Al hombre triunfador no se le permite nunca verse en retrospectiva como un quejica.

En busca de la felicidad es una estampa de las sociedades demandantes actuales que ven en un Ferrari rojo no el símbolo del éxito económico, sino el de la felicidad misma.

 
 
 
 
 
       

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS

DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.