EL CADÁVER DE LA NOVIA

DIRECCIÓN: Tim Burton, Mike Johnson
TÍTULO ORIGINAL: Corpse Bride (2005)
PAÍS: Estados Unidos
GUION: John August, Caroline Thompson, Pamela Pettler
FOTOGRAFIA: Pete Kozachik
MÚSICA: Danny Elfman
DURACIÓN: 76 minutos

 
       

Juan Carlos Romero Puga | @un_periodista

Realizada con la técnica stop motion o cuadro por cuadro —lo que hoy en día sigue significando un trabajo de enormes proporciones—, El cadáver de la novia está más allá de cualquier comparación con filmes como El extraño mundo de Jack, una película bellísima en lo visual y en lo narrativo.

Aunque los créditos atribuyen a John August, Caroline Thompson y Pamela Pettler el trabajo en el guion, la idea original surgió de un sencillo cuento popular ruso del siglo XIX, básicamente con las mismas características de éste.

En este caso, el relato es sobre un joven, Victor Van Dort, quien tiene que hacer frente a una boda arreglada con Victoria Everglot, la hija de una familia con cierto linaje, pero hundida económicamente, y a la cual no conoce sino hasta que acude a pedir su mano. Al hacerlo, queda prendido de ella desde el primer momento.

Durante los ensayos del enlace, el muchacho es totalmente incapaz de decir sus votos matrimoniales, tanto que logra que lo echen de la iglesia por inútil. Avergonzado, se adentra en el oscuro bosque que rodea al pueblo. Una vez a solas, logra pronunciar sus votos a la perfección, mientras coloca el anillo de la novia, a manera de práctica, en lo que parece la raíz de un árbol que asoma de la tierra y que resulta ser el dedo del cadáver de una novia, quien revive para reclamar sus derechos como esposa.

Muy en la línea del romanticismo del siglo XIX, en el que el amor se ve enfrentado a la fatalidad, la historia está llena de un lirismo que apela muy fuertemente a la nostalgia de las cosas perdidas. Los personajes, sombríos y estirados, no son particularmente expresivos; sin embargo, la historia de la novia tiene puntos emotivos realmente buenos.

Con excepción de varios números musicales, carentes de cualquier rima y métrica en la versión doblada al español —-algunos de los cuales carecen además de timing, ya que aparecen al arranque, cuando apenas se están planteando las situaciones—, el resto es una pieza verdaderamente valiosa. Además de la calidad visual, llama la atención la representación de dos mundos, el de los vivos, visualmente sobrio y frío, y el de los muertos, que resulta más alegre, colorido y paradójicamente, más lleno de vida.

Si bien la prensa y la publicidad se han volcado sobre Tim Burton, quien a final de cuentas es el responsable de la producción, hay que atribuirle el trabajo más cuidadoso y artesanal a Mike Johnson, un experto de esta técnica de animación, quien permanecía anónimo como parte del equipo de animadores de Jim y el durazno gigante y El extraño mundo de Jack, dos trabajos anteriores también atribuidos en su totalidad a Tim Burton, quien los concibió.

Pese a que en Latinoamérica las copias de la cinta contaban con doblaje al español, los distribuidores olvidaron por completo el crédito al equipo que se encargó de la labor. Más allá del elogio de las versiones originales, es justo en este caso resaltar el trabajo de doblaje aun cuando no hay estrellas de televisión involucradas en él.

 
 
 
 
 
       

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.