ALIENS VS. DEPREDADOR 2

DIRECCIÓN: Colin Strause, Greg Strause
TÍTULO ORIGINAL: Aliens vs. Predator: Requiem (2007)
PAÍS: Estados Unidos
GUION: Shane Salerno; basado en los personajes Alien y Depredador, creados por Dan O'Bannon y Ronald Shusett, Jim Thomas y John Thomas
FOTOGRAFÍA: Daniel C. Pearl
MÚSICA: Brian Tyler
DURACIÓN: 128 minutos

 
       

Héctor Campio López | @campiolopez

Cómo han cambiado los tiempos, se dice uno al terminar de ver Aliens vs. Depredador 2. De aquel horror cósmico que tuvo su clímax en el combate de la comandante Ripley (Sigourney Weaver) contra el espantoso alien a bordo de una nave espacial, en 1986, o de aquella cacería en la selva centroamericana en la que el soldado Dutch (Arnold Schwarzenegger) mató con estrategias de guerrilla a un depredador extraterrestre, en 1987, ya nada quedó. Ni suspenso, ni terror, ni espectáculo, ni sorpresas.

En la película en cuestión, la historia comienza más allá de la estratosfera, cuando del vientre de un Depredador, que duerme apaciblemente dentro de su nave espacial, brota la pequeña cabeza de un alien. La criatura ataca a la tripulación y la nave cae en la Tierra, en el bosque Gunnison, un supuesto poblado estadounidense. Como si fueran cucarachas en un tostador de pan, los aliens se reproducen en el bosque y a las pocas horas ya se encuentran en el poblado incubando sus embriones dentro de la panza de vagabundos y meseras inocentes.

El héroe para combatir a esa horrible plaga en la Tierra no será un humano, sino un Depredador (uno solo) que llega desde su planeta, no se sabe si por un irracional afán salvador o por un comprensible deseo de venganza.

Si cabe la comparación entre las dos razas extraterrestres, hay que decir que el Depredador luce en esta película es mucho más humano que el Alien, el cual es puro instinto violento y reproductivo. Por ejemplo, el Depredador sabe curar sus heridas, coloca su mano sobre la frente de sus hermanos muertos en señal de duelo y es capaz de tener pensamientos anticipados.

En contraste, la raza Alien es invasiva, desordenada, sucia y sádica. Vemos, por ejemplo, cómo les revientan la barriga a un pobre cazador de venados y a su hijito de ocho años, o cómo le derriten la cabeza a un rubio galán universitario con el corrosivo ácido de su sangre alienígena.

La esperada y oscura pelea entre las dos criaturas ocurre mucho después de varios episodios de sangre y requiere de cierta imaginación para interpretar cuál extraterrestre le pega a cuál. Entre las sombras apenas se distingue, incluso, que el Alien enemigo ya no es una especie pura, sino una cruza de las dos razas (apariencia que no le es útil más que para apantallar).

Como elementos accesorios aparecen algunos personajes humanos que nunca faltan en estas películas: una rubia sexy que se desviste, uno de sus pretendientes, un grupo de jóvenes gandallas, el heroico jefe de policía, el tipo rudo que acaba de salir de la cárcel y una menor de edad que no aporta nada a la historia (igual que los otros, pues). Sus vidas, psicologías e historias personales importan poco, ya que tarde o temprano varios de ellos morirán en escenas de acción sin sentido, sólo disfrutables para apetitos sedientos de hemoglobina.

Será justo decir que Aliens vs. Depredador 2 (AVPR: Aliens vs Predator- Réquiem, 2007) está hecha para gustos mediocres o con pocas expectativas. No hay actores conocidos y ni siquiera un director que garantice ligera satisfacción. Lo único que se tiene son dos míticos personajes extraterrestres que hoy se encuentran en peligro de extinción por culpa de guionistas poco imaginativos.

 
 
 
 

CANAL RSS
YOUTUBE
CONTÁCTANOS


DISTRITO CINE. Los contenidos de este sitio están sujetos a una licencia Creative Commons 2.5, con excepción del material (fotos, imágenes, videos) procedente de terceros.